El autoabandono.

PSICOLOGÍA Y BIENESTAR

Aprende a detectar el autoabandono con estos 4 indicadores

Reconocer estas señales es el primer paso para cultivar un autocuidado sólido

En este artículo, exploramos las formas menos evidentes de autoabandono, arrojando luz sobre los patrones ocultos que pueden estar frenando nuestro florecimiento personal y nuestra habilidad para cuidarnos a nosotros mismos de manera auténtica.

  1. Las emociones silenciadas

Desconectar de vez en cuando para disfrutar de una película o pasar tiempo con amigos es natural, pero cuando esta desconexión se convierte en una evasión continua de nuestras emociones, es hora de prender las alarmas del autoabandono. 

Evitar conscientemente enfrentar tristezas, frustraciones y dolores emocionales puede desencadenar conductas de compensación poco saludables, como recurrir a la comida, el alcohol, las compras compulsivas o la adicción a la tecnología. Reconocer y abordar estas emociones es esencial para el autocuidado y la salud mental. 

  1. Los límites ausentes

Establecer límites saludables es esencial para mantener nuestro bienestar emocional y comunicar nuestras necesidades a los demás. Sin embargo, la incapacidad de decir «no» a las demandas y solicitudes externas nos expone al riesgo del autoabandono.

A menudo, las personas que se descuidan a sí mismas tienden a aceptar todo sin cuestionar, dejando sus propias necesidades de lado. Aprender a establecer límites saludables es un paso crucial hacia el autocuidado y el respeto propio.

  1. El engaño del abandono

Es natural buscar razones para nuestras dificultades y tristezas, pero culpar a otros o a las circunstancias perpetúa el ciclo del autoabandono. Reconocer que somos responsables de nuestro propio bienestar es fundamental.

Aceptar que alcanzamos una etapa óptima cuando asumimos la responsabilidad de nuestros problemas es esencial. En lugar de culpar a elementos externos, la acción directa se convierte en un pilar para el autocuidado.

  1. Descifrar el autodescuido

Conectar con nuestros pensamientos y emociones es esencial para tener un mayor control sobre nuestras vidas y encontrar la felicidad. El autoabandono se hace presente cuando buscamos que otros validen nuestras emociones y llenen los vacíos emocionales que nosotros mismos deberíamos nutrir.

Aunque es natural buscar apoyo en otros, depender de ellos para manejar nuestras emociones y necesidades es un signo claro de autoabandono. Fomentar la autoconciencia nos empodera para asumir la responsabilidad de nuestro bienestar emocional, y estudios han demostrado su vínculo con el éxito en diversas áreas al promover la evaluación de alternativas y la identificación de problemas.

Señales a considerar:

  •  Minimización de logros: Restar importancia a tus éxitos puede indicar una autovaloración descuidada.
  •  Silencio de necesidades: Evitar expresar lo que necesitas revela un autodescuido. Ignorar el Autocuidado: Pasar por alto la fatiga y el estrés señala autoabandono.
  •  Comparación constante: Compararse continuamente con otros puede erosionar la autoconfianza.
  •  Pérdida de interés: Perder interés en actividades placenteras indica un autodescuido latente.
  •  Sobreanálisis: Quedarse atrapado en pensamientos sobre el pasado o futuro muestra autoabandono.
  •  Indecisión frecuente: Luchar con emociones complejas sin afrontarlas es una forma de autoabandono.

Reconocer estas señales es el primer paso para abordar el autoabandono y cultivar un autocuidado sólido.

Fuente: Mundo deportivo.