Las 13 razones por las que fracasan los emprendimientos.

Falta de planificación y estrategia, problemas de financiación, competencia feroz y exceso de confianza en el emprendedor y su equipo, están en la lista, según ChatGPT.

Uno de los más delicados es el «Financiamiento inadecuado» donde hay «falta de capital inicial o una mala gestión financiera» que «impide el crecimiento y la supervivencia del emprendimiento”.

De las más de 600 entrevistas que hemos hecho a emprendedores y emprendimientos en nuestra sección, hemos leído en las cosas que no volverían a hacer casos como, por ejemplo, contratar a personas que no eran las adecuadas para los cargos, hacer sociedades que no resultaron bien, casarse con una idea que los llevó a la quiebra, mezclar finanzas personales con las de la empresa, crear varias unidades de negocio sin saber cómo gestionarlas a la vez, no prestar la atención necesaria a todos los procesos legales, trabajar en algo que no los apasiona, decir a todo que “si”…y la lista es más y más larga.

Así que hicimos un ejercicio con una plataforma de inteligencia artificial (Chat GPT) para preguntarle, de acuerdo a la información allí segmentada sobre emprendimiento, las 13 razones por las cuales fracasan precisamente los emprendimientos. Nosotros le pusimos un poco más de contexto y explicación, y estos fueron los errores más comunes que allí se encontraron:

  1. Falta de mercado: No hay suficiente demanda o interés en el producto o servicio ofrecido, lo que lleva a una falta de clientes y ventas”. Aquí cobra mucha fuerza aquella escena en donde el o la emprendedora cree firmemente en que su producto o servicio es revolucionario, pero las cifras del mercado demuestran lo contrario.
  2. Escasa planificación: La falta de un plan de negocios sólido y una estrategia clara resulta en decisiones incoherentes y una dirección poco clara”. Hay muchos especialistas que dicen que lo más importante es vender, pero no tienen claro cómo canalizar el crecimiento de las ventas o, incluso, no saben luego qué hacer cuando se crece tan rápido y luego no hay cómo atender tamaña demanda, se da un incumpliendo y se pierde todo el terreno ganado.
  3. Financiamiento inadecuado: La falta de capital inicial o una mala gestión financiera impide el crecimiento y la supervivencia del emprendimiento”. A veces, por la necesidad, conseguir un préstamo a una tasa muy alta resulta siendo un error muy frecuente, o, por ejemplo, comprometerse a pagar en un plazo más corto del que el negocio está en capacidad de lograr ventas puede llevar al peor escenario posible.
  4. Competencia feroz: No diferenciarse de los competidores o subestimar la competencia lleva a la pérdida de cuota de mercado”. Hacer más de lo mismo no tiene mucho sentido muy a pesar de que se logren ventas. Si no hay un valor agregado, no hay una diferencia. ¿Por qué le seguirían comprando más y más a usted?
  5. Mal equipo de trabajo: Conflictos internos, falta de habilidades o mala comunicación pueden socavar el éxito del negocio”. Dicen los grandes líderes de los negocios: en el equipo está el corazón del negocio, así que hay que saber que se cuenta con el mejor.
  6. Mala gestión: Decisiones ineficientes, errores en la planificación y falta de control pueden conducir a problemas operativos y pérdidas financieras”. En las clases de administración enseñan que lo más difícil no es diseñar una estrategia sino ejecutarla. Y la clave de la ejecución está en la operación, en los detalles, en que hacer diario y armónico.
  7. Falta de adaptabilidad: No estar dispuesto a cambiar o evolucionar según las necesidades del mercado y las tendencias lleva al estancamiento”. ¿La competencia se mueve muy rápido, qué tan rápido lo puede hacer usted?
  8. Problemas legales: Incumplimiento de regulaciones, litigios o problemas de propiedad intelectual pueden afectar negativamente la reputación y las finanzas”. Desde el día uno existe este riesgo para muchos emprendimientos, pues toman la decisión de nacer y crecer en el camino de la informalidad, y así no resulta sostenible en, por ejemplo, temas financieros para acceder a crédito o temas de impuestos para cumplir con la ley.
  9. Marketing ineficiente: La incapacidad para llegar a los clientes adecuados o comunicar eficazmente el valor del producto/servicio limita su aceptación”. La clave de un buen producto o servicio también está en la forma en la que lo ofrecemos, lo mostramos y lo hacemos atractivo en los consumidores, Si fallamos en este canal, incluso un muy buen producto tendrá problemas para crecer en ventas.
  10. Problemas de producción y calidad: Incapacidad para mantener altos estándares de calidad o cumplir con la demanda puede afectar la satisfacción del cliente”. La inadecuada gestión de costos y gastos hace que muchos emprendedores bajen la calidad de sus productos o servicios para mantener el margen de ganancia, pero el cliente se da cuenta cuando eso pasa. La calidad siempre debería estar en el primer renglón.
  11. Falta de enfoque en el cliente: No comprender las necesidades y deseos del cliente lleva a una oferta que no responde a sus expectativas”. En miles de libros sobre administración recuerdan que el cliente siempre tiene la razón, y aunque esa máxima se ha venido reconsiderando, regularmente el cliente tiende a considerar variables que el emprendedor no, así que hay que estar abierto a escuchar y, por qué no, hacer ajustes sobre la marcha para mejorar los productos o servicios.
  12. Desalineación con los valores del mercado: Si los valores y cultura de la empresa no coinciden con los del mercado, pueden surgir conflictos y rechazo”. Le llaman coherencia entre lo que se piensa, lo que se dice y lo que se hace; y en el mundo de los negocios cada vez se exige más esta línea de tiempo en los consumidores. Por ejemplo, ¿es coherente aquel que ofrece ropa de la última moda diciendo que está cuidando el medio ambiente, pues usa fibras logradas de la recuperación de plástico, pero no dice que en su cadena de maquila paga salarios por debajo de lo que pagan todos sus competidores? No, no es coherente, aunque parte de su discurso suene muy amigable con el medio ambiente, y si los clientes lo descubren, harán incluso campañas sociales para que nadie más les compre.
  13. Factores externos impredecibles: Eventos como crisis económicas, desastres naturales o cambios legislativos pueden afectar al emprendimiento sin control directo”. La economía tiende a ser cíclica, también la estacionalidad en el año debe estar plenamente identificada y hasta un cambio de gobierno debe estar en el mapa empresarial. Si usted no lee estos cambios que parecen lejanos a su negocio y no lo hace a tiempo, un cambio de norma puede llevarlo a la ruina.

Fuente: El Espectador.com