La idea de estudiar cinco años en una universidad está mandada a recoger.

El inversionista y experto digital Alexander Torrenegra habla sobre el desarrollo del emprendimiento en Colombia, el derecho universal a la educación y a internet y lo que espera del nuevo Gobierno.

El desarrollo tecnológico abre en Colombia –como en el resto del mundo– múltiples posibilidades para empleos que antes no existían y les cierra el camino a habilidades que tienden a quedar obsoletas. Alexánder Torrenegra, creador de Torre.co, que, con inteligencia artificial, une empresas con los mejores candidatos para sus vacantes, habla del desarrollo de nuevas industrias en el país y la importancia de la conectividad y la educación.

CAMBIO: ¿Qué espera de este nuevo Gobierno en temas de incentivos a los emprendedores a la innovación e la investigación?

Alexánder Torrenegra: Espero lo que he venido esperando de los gobiernos colombianos desde que tengo uso de razón como ciudadano: que facilite y activamente ayude a que Colombia deje de vender lo que los colombianos tenemos debajo de los pies y empecemos a vender más lo que tenemos en nuestras cabezas; que dejemos de vender recursos naturales, que dejemos de depender de la agricultura y que empecemos a hacer una economía que depende más de la oferta de servicios, de la creación de productos complejos. Para eso, el Gobierno puede ayudar de múltiples maneras: algunas, no metiéndose, dejando que el mercado haga lo que tiene que hacer, pero en otros casos sí es importante que se meta.

Una de ellas es la educación; es extremadamente importante pensar a largo plazo y ayudar a que todos los colombianos tengan acceso a internet, a una buena educación, así sea a través de medios digitales; que ojalá el inglés y lo que tiene que ver con desarrollo de software sean materias que todas las personas aprendan desde muy temprano, no necesariamente para que todos sean desarrolladores de software, sino porque hoy día aprender a hablar de una computadora es tan importante como aprender a hablar en inglés. Eso te da herramientas para poder entender mejor la economía global, esta competencia a la cual estamos expuestos pero que también ofrece una oportunidad gigante para que Colombia pase a ser un competidor en las grandes ligas del mundo.

CAMBIO: ¿Qué hacemos con esa fuerza laboral que por cambios tecnológicos y digitales se quedaron por fuera del mercado laboral y cuáles deberían ser las prioridades para volver a encauzar esa fuerza laboral que hoy no encuentra espacio?

A.T.: Alguien que se va a quedar desempleado –sobre todo en el campo de la tecnología– es Iván Duque, porque sigue jurando y rejurando que Colombia es el Silicon Valley de América Latina. Ninguna compañía de tecnología lo va a contratar diciendo ese tipo de locuras. Creo que él también necesita reskilling.

Colombia tiene una muy buena institución que hace mucho con lo poco que tiene: el Sena. Debemos invertir muchísimo más en ese tipo de educación y aprovechar herramientas digitales y también ver que no todo lo tiene que hacer el Gobierno, que, más que un hacedor, debe ser un facilitador. Existen potencialmente otras compañías que pueden terminar ofreciéndole, con el apoyo del Gobierno, educación y oportunidades a muchas de estas personas.

Pero también es importante ver las limitaciones que hay. Por ejemplo, hay personas a las que conseguir trabajo remoto les va a quedar muy complicado si no tienen cierto tipo de habilidades, acceso a internet o si no hablan inglés. Entonces se trata de habilidades duras que toca enseñar a la gente, pero también de habilidades blandas que, en muchos casos, solo necesitan de acceso a internet. Internet debe ser un derecho humano, pero no podemos esperarnos a que algún día las Naciones Unidas digan que es un derecho humano. Colombia debe liderar en darles acceso a internet a todas las personas, así sea costoso, porque es de las mejores inversiones que puede resultar haciendo el país.

CAMBIO: Hablando del Silicon Valley latinoamericano y toda la transformación digital que –en teoría– tiene el Estado, vemos muchos procesos en los que no se sabe cómo digitalizar un negocio o una entidad y terminan solo subiendo unos archivos a los que incluso es difícil acceder. ¿Qué consejo les daría a quienes no saben cómo pasarse todavía al mundo digital?

A.T.: Es complicado porque este tipo de cambios empiezan en la cabeza de las personas. Lo interesante es que hay muchísima demanda por talento de tecnología, pero también de tecnología con experticia. A una persona que estudia tecnología y no tiene experiencia profesional le queda difícil encontrar trabajo, lo cual es absurdo porque son personas que pueden ayudarte mucho a las compañías. Si yo fuera un emprendedor con poca capacidad digital, pero que sé que tengo que digitalizar mi negocio, tengo una oportunidad grandísima en ir a conseguir pasantes que se hayan acabado de graduar en tecnología porque a un costo relativamente bajo pueden resultar teniendo un impacto bastante grande en lo que yo, como emprendedor y empresario, puedo recibir.

CAMBIO: Volviendo al tema del Sena y la educación, se habla mucho de la importancia de que los cursos cortos y certificaciones tipo Sena tengan mucho más valor en el mercado laboral para que la gente pueda certificar eso y presentarse a algún trabajo. ¿Cuáles son esos cursos y certificaciones que cree prioritarios?

A.T.: Todo. La idea de estudiar cinco años en la universidad, o diez años si eres doctor, antes de poder ejecutar está mandada a recoger. Ayer estaba viendo casualmente un documental en donde decían que ya se ha demostrado científicamente que los doctores recién graduados tienden a ser mejores diagnosticando enfermedades poco comunes versus doctores que ya han estado trabajando por décadas y es porque se vuelven obsoletos. Ya está demostrado que uno nunca puede parar de estudiar y esto es todavía más importante y más posible y más útil en muchas otras profesiones en donde el asunto está cambiando constantemente.

Un amigo se topó con una oportunidad de trabajo donde le exigían cinco años de experiencia en un lenguaje de programación que él se había inventado hace dos años. Es un ejemplo de lo rápido que está cambiando el mundo. Si le hubiesen preguntado a cualquier persona hace 20 años qué quería hacer cuando fuera grande y la persona hubiese dicho «quiero ser influencer» o desarrollador de aplicaciones móviles o desarrollador de apps, o «quiero ser social media manager», nadie habría entendido absolutamente nada de eso, porque esos términos no existían, no existían mobile apps, no existía social media etcétera. La mayoría de las profesiones más apetecidas del futuro son profesiones sobre tecnologías y metodologías que hoy no existen, que apenas nos vamos a estar inventando. Entonces la idea de mandar una persona el primer 30 por ciento de su vida a que estudie para que sea productiva el otro 60 por ciento de su vida profesional está mandado a recoger.

Es extremadamente importante pensar en estar constantemente aprendiendo, formándose, poner eso en práctica y repetir el ciclo todos los días. Yo le dedico 20 por ciento de mi semana a aprender, porque, si no, me vuelvo obsoleto y a todas las personas de mi equipo les pido que inviertan tiempo aprendiendo, educándose. Desde esa perspectiva, esos microcursos, esas microcertificaciones, leer en internet, etcétera, son un requerimiento. ¿Cuáles son de los más importantes? Depende de la profesión, de lo que quieras hacer y no todos son hard skills. Definitivamente, desarrollar software es súper útil, mercadeo también, cuestiones básicas de economía, de emprendimiento, manejo de finanzas y de presupuesto; todo eso le sirve a toda persona, independientemente de qué esté haciendo, pero algunas también son habilidades blandas. Una de las clases en internet más valiosas, que no sé si está en español, es «learning to learn» que son microcursos que te enseñan a aprender.

CAMBIO: ¿Qué está estudiando ahora?

A.T.: En estos momentos tengo una cola significativa de microcursos y artículos relacionados con el uso de inteligencia artificial para predecir modelos irracionales de comportamiento. Uno puede predecir el comportamiento racional, pero el comportamiento irracional también se puede predecir y se pueden crear modelos matemáticos usando inteligencia artificial para predecir este tipo de comportamientos irracionales.

Fuente: Cambio Colombia.com